top of page

Corazones ardientes, pies en camino. El Ateneo comprometido con las misiones

Es el lema de este año para la Jornada Mundial de las Misiones, lo que es y llamamos nuestro DOMUND. El Papa Francisco acertó sin duda en la elección de estas palabras que aparecen en su mensaje pues es real que hace falta un corazón grande y comprometido para lanzarse a realizar un programa misionero.


La amistad que nos une a José María Calderón, Director de OBRAS MISIONALES PONTIFICIAS, nos lleva a pedirle cada año que acuda a presentarnos la Jornada del Domund cosa que hace con enorme gusto al tiempo que nos deja sentimientos ardientes de la realidad misionera siempre presente en España; no en vano nuestro país aporta ahora mismo el mayor número de misioneros en el mundo: sacerdotes, religiosos, religiosas, laicos; y la mayor cantidad de recursos obtenidos con las aportaciones de nuestros fieles.


Este año, en los primeros días de este mes de octubre -llamado mes misionero-, José María se hizo presente en las Jornadas de Actualización Teológica que desarrollamos en El Soto del Real y, ayer mismo, quiso compartir nuestro día de reunión en el Ateneo de Teología -Centro de reunión de sacerdotes diocesanos vinculados a la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz- siempre comprometido con el afán misionero no sólo porque alguno de los sacerdotes que reciben formación y ayuda espiritual aquí está en misiones, sino también porque procuramos, junto con todos los sacerdotes de nuestra archidiócesis, contribuir al éxito de esta Jornada Mundial con nuestras oraciones y otras ayudas.




Sabemos bien que nuestros misioneros nos son aventureros que abandonando tierra, familia, seguridades o comodidades deciden adentrarse en un mundo desconocido. ¡Hombre!, algo de aventura tiene, no cabe duda, pero no es eso. Son sobre todo hombres y mujeres enamorados de Jesucristo que con un corazón ardiente van en busca de tantas almas que no conocen a Dios para descubrirles como Dios nos ama a cada criatura como si uno fuera el único que existe en el mundo, y llevar a todo el que no le conoce el amor, la misericordia, la belleza de Dios. Al pensar en nuestros misioneros me venía a la mente y así lo quería referir el punto 934 de Camino en el que San Josemaría se expresa así: “el celo es una chifladura divina de apóstol, que te deseo, y tiene estos síntomas: hambre de tratar al Maestro, preocupación constante por las almas, perseverancia que nada hace desfallecer”


Algo de chifladura hay, como no. Por eso también este año, en su compromiso misionero, el Ateneo de Teología tendrá un apéndice o jornada añadida, para jóvenes, en la que jóvenes misioneros como Pablo de Mergelina y su novia Gloria; pero también Álvaro González o el sacerdote Manuel Díaz nos dejarán un testimonio. Igual que ayer fue numeroso el número de sacerdotes que estuvieron en el Ateneo, esperamos sean muchos los jóvenes que nos acompañen el sábado 21, víspera de la jornada del DOMUND.


José Ignacio Varela

Director del Ateneo de Teología

コメント


bottom of page