top of page

Taller de apóstol en torno al Padre Iván Lypka (Ucrania)

El Ateneo de Teología respondió así a la petición hecha por el Papa Francisco de una Jornada de Oración por la paz en Ucrania.



Estos últimos días las noticias de radio, televisión y todas las redes sociales, nos hablan de la crisis que se ha suscitado en la frontera entre Rusia y Ucrania con el peligro –real– de invasión por parte de Rusia. Las fuerzas militares occidentales están en alerta en el mismo lugar del conflicto y el peligro de guerra genera una natural tensión.


El Padre Iván Lypka, ucraniano, reside en Madrid desde el año 2000, y su función consiste en la atención pastoral de la Comunidad de fieles greco-católicos de rito oriental, acogida en el Ordinariato –creado al caso por la Santa Sede–, encabezado por el Arzobispo de Madrid; tarea que realiza con mucha abnegación y sacrificio respondiendo a todas las necesidades que se le plantean por parte de esos fieles.


Hoy el Padre Iván estuvo, al igual que en otras ocasiones, en al Ateneo de Teología para participar en una jornada de convivencia y oración con una veintena de sacerdotes jóvenes y chicos (que en algunos casos aspiran a llegar al sacerdocio).


El programa de esta jornada contó con un testimonio del ponente y un tiempo de oración. En su testimonio el Padre Iván expuso de un modo claro la situación de la Iglesia Católica en su país, la situación de los seminarios, y la vivencia de la Fe en todos los fieles. Como en otros lugares de Europa, se aprecia un descenso en la vocaciones pero, a la vez, al aportar el dato del número de aspirantes al sacerdocio en su diócesis de procedencia, quedas desarmado al ver que ese número supera y mucho a los candidatos en cualquiera de las diócesis grandes de nuestro propio país. Él habló de fidelidad al compromiso cristiano en el tiempo de clandestinidad por la invasión soviética y de la religiosidad en el momento presente. También se refirió al trabajo que realizan –él y otros compañeros– en España y la situación de los fieles de rito oriental.





El tiempo de oración en el remodelado Oratorio del Ateneo de Teología nos unió especialmente con él a la Persona del Papa Francisco, que había propuesto para el pasado 26 de enero un día de oración y súplica por la paz en Ucrania: “pueblo que sufre, ha pasado hambre, han sufrido mucha crueldad y merece la paz”.


Tanto los sacerdotes asistentes como los chicos que acudieron se reunieron en actitud de adoración ante el Santísimo y expresaron en el Padre Iván su solidaridad con el pueblo ucraniano.

Comments


bottom of page